VIDAZA®

Información:

Marca VIDAZA®
Principio Activo Azacitidina
Prospecto
Principio Activo: Azacitidina
Acción Terapéutica: Antineoplásico
Composición: Cada frasco ampolla contiene: Azacitidina 100 mg.
Excipientes: Manitol.
Indicaciones: VIDAZA® está indicado para el tratamiento de pacientes adultos que no se consideran aptos para el trasplante de células madre hematopoyéticas con: -Síndromes mielodisplásicos (SMD) intermedios 2 y de alto riesgo, según el sistema internacional de puntuación pronóstica (IPSS). -Leucemia mielomonocítica crónica (CMML) con entre 10 al 29% de blastos medulares sin trastorno mieloproliferativo. -Leucemia mieloide aguda (LMA) con entre 20 – 30% de blastos y displasia multilineal de acuerdo con la clasificación de la Organización Mundial de la Salud (OMS).
Efectos Colaterales y/o Reacciones Adversas Las reacciones adversas posible o probablemente relacionadas con la administración de Vidaza se manifestaron en el 97% de los pacientes.
Las reacciones adversas más comúnmente informadas con el tratamiento de azacitidina fueron reacciones hematológicas (71,4 %) que incluyen trombocitopenia, neutropenia y leucopenia (generalmente de grado 3-4), eventos gastrointestinales (60,6 %) que incluyen náuseas, vómitos (generalmente grado 1-2) o reacciones en la zona de aplicación de la inyección (77,1 %; generalmente grado 1-2).
Las reacciones adversas serias más comunes (> 2 %) que figuran en el estudio pivotal (AZA PH GL 2003 CL 001) y que también se informaron en los estudios de soporte (CALGB 9221 y CALGB 8921) incluyeron neutropenia febril (8,0 %) y anemia (2,3 %). Otras reacciones adversas serias informadas incluyeron infecciones como sepsis neutropénica y neumonía (algunas con resultado fatal), trombocitopenia y eventos hemorrágicos (por ejemplo, hemorragia cerebral).
La tabla a continuación contiene reacciones adversas asociadas con el tratamiento con azacitidina obtenidas a partir de los estudios clínicos y de la farmacovigilancia posmarketing.
Las frecuencias se definen como: muy frecuente (≥1/10), frecuente (de ≥1/100 a <1/10), poco frecuente (de ≥1/1.000 a <1/100), rara (de ≥1/10.000 a <1/1.000), muy rara (<1/10.000) y desconocida (no se puede estimar con la información disponible). Dentro de cada agrupamiento de frecuencia, se presentan los efectos no deseados según la seriedad que va decreciendo.
CLASIFICACIÓN POR SISTEMA Y ÓRGANO
INFECCIONES E INFESTACIONES:
Muy frecuente: Neumonía*, nasofaringitis.
Frecuente: Sepsis neutropénica*, infección del tracto respiratorio superior, infección del tracto urinario, celulitis, sinusitis, faringitis, rinitis, herpes simple.
TRASTORNOS DEL SISTEMA LINFÁTICO Y DE LA SANGRE:
Muy frecuente: Neutronenia febril, neutropenia, leucopenia, trombocitopenia, anemia.
Frecuente: Deterioro de la médula ósea, pancitopenia.
TRASTORNOS DEL SISTEMA INMUNOLÓGICO:
Poco Frecuente: Reacciones de hipersensibilidad.
TRASTORNOS DEL METABOLISMO Y DE LA NUTRICIÓN: Muy Frecuente: Anorexia.
Frecuente: Hipocalemia.
Rara: Síndrome de lisis tumoral
TRASTORNOS PSIQUIÁTRICOS:
Frecuente: Estado de confusión, ansiedad, insomnio.
TRASTORNOS DEL SISTEMA NERVIOSO:
Muy frecuente: Mareos, dolores de cabeza.
Frecuente: Hemorragia intracraneal, letargo.
TRASTORNOS OCULARES:
Frecuente: Hemorragia ocular, hemorragia de la conjuntiva.
TRASTORNOS VASCULARES:
Frecuente: Hipertensión, hipotensión, hematoma.
TRASTORNOS RESPIRATORIOS, TORÁXICOS Y MEDIASTÍNICOS: Muy Frecuente: Disnea.
Frecuente: Disnea por esfuerzo, dolor faringolaringeo.
Rara: Enfermedad pulmonar intersticial.
TRASTORNOS GASTROINTESTINALES:
Muy frecuente: Diarrea, vómitos, constipación, náuseas, dolor abdominal.
Frecuente: Hemorragia gastrointestinal, hemorragia hemorroidal, estomatitis, sangrado gingival, dispepsia.
TRASTORNOS HEPATOBILIARES:
Poco frecuente: Insuficiencia hepática*, coma hepático progresivo
TRASTORNOS DE LA PIEL Y DEL TEJIDO SUBCUTÁNEO: Muy Frecuente: Petequias, prúrito, rash, equimosis.
Frecuente: Púrpura alopecia, eritema, rash macular.
Poco Frecuente: Dermatosis neutrofílica febril aguda.
TRASTORNOS MUSCULO ESQUELÉTICOS Y DEL TEJIDO CONJUNTIVO:
Muy frecuente: Artralgia.
Frecuente: Mialgia, dolor musculo esquelético.
TRASTORNOS RENALES Y URINARIOS:
Frecuente: Insuficiencia renal*, hematuria, creatinina sérica elevada..
Poco Frecuente: Acidosis renal tubular.
TRASTORNOS GENERALES Y CONDICIONES DEL LUGAR DE ADMINISTRACIÓN DE LA INYECCIÓN: Muy Frecuente: Fatiga, pirexia, dolor de pecho, eritema, dolor o reacción en la zona de la inyección (no especificado).
Frecuente: Zona de aplicación de la inyección: moretones, hematomas, endurecimiento, rash, prurito, inflamación, decoloración, nódulos y hemorragia, malestar.
Rara: Necrosis en la zona de aplicación de la inyección.
EXPLORACIONES COMPLEMENTARIAS:
Frecuente: Descenso de peso.
(* = Se han informado muy pocos casos fatales.)
REACCIONES ADVERSAS HEMATOLÓGICAS: Las reacciones adversas más comúnmente informadas que se asociaron con el tratamiento con azacitidina fueron hematológicas e incluyeron trombocitopenia, neutropenia y leucopenia, y en general fueron de grado 3 o 4. Existe un mayor riesgo de que estos eventos ocurran dentro de los primeros 2 ciclos, y pasados estos ciclos, los eventos ocurren con menor frecuencia en pacientes con restauración de la función hematológica. La mayoría de las reacciones adversas hematológicas se controlaron por medio de un monitoreo de rutina de hemogramas completos y al retrasar la administración de azacitidina en el siguiente ciclo, con el uso de antibióticos profilácticos y/o el soporte del factor de crecimiento (por ejemplo, G CSF) para neutropenia y transfusiones para tratar anemia y trombocitopenia, según sean necesarias.
INFECCIONES: La mielosupresión podría causar neutropenia y un riesgo aumentado de infección. Las infecciones serias, tales como sepsis neutropénica (0,8 %) y neumonía (2,5 %) se reportaron en pacientes que recibían azacitidina, algunas con resultado fatal. Las infecciones podrían controlarse con el uso de productos anti-infecciosos más el soporte del factor de crecimiento (por ejemplo, G CSF) para neutropenia.
SANGRADO: El sangrado podría ocurrir en pacientes que reciben azacitidina. Se han informado reacciones adversas serias, tales como hemorragia gastrointestinal (0,8%) y hemorragia intracraneal (0,5%). Los pacientes deben ser monitoreados por signos y síntomas de sangrado, particularmente aquellos con trombocitopenia preexistente o relacionada con el tratamiento.
HIPERSENSIBILIDAD: Las reacciones serias de hipersensibilidad (0,25%) se han reportado en pacientes que reciben azacitidina. En caso de una reacción del tipo anafiláctica, el tratamiento con azacitidina debe interrumpirse de inmediato e iniciarse el tratamiento sintomático adecuado.
REACCIONES ADVERSAS DE LA PIEL Y DEL TEJIDO SUBCUTÁNEO: La mayoría de las reacciones adversas de la piel y del tejido subcutáneo se asociaron con la zona de aplicación de la inyección. Ninguna de estas reacciones adversas produjo una interrupción temporaria o permanente de azacitidina, ni la reducción de la dosis de azacitidina en el estudio pivotal. La mayoría de las reacciones adversas ocurrieron durante los dos primeros ciclos y tendieron a disminuir con los ciclos posteriores. Las reacciones adversas subcutáneas, tales como rash, inflamación, prurito, eritema y lesiones de la piel en la zona de la inyección podrían requerir el uso de medicamentos concomitantes, tales como antihistamínicos, corticosteroides y antiinflamatorios no esteroides (AINES).
REACCIONES ADVERSAS GASTROINTESTINALES: Las reacciones adversas gastrointestinales más frecuentemente informadas que se asociaron con el tratamiento con azacitidina incluyeron constipación, diarrea, náuseas y vómitos. Estas reacciones adversas se controlaron sintomáticamente con antieméticos para las náuseas y los vómitos; antidiarreicos para la diarrea, y laxantes y/o productos para ablandar las heces en caso de constipación.
REACCIONES ADVERSAS RENALES: Las anormalidades renales, desde creatinina sérica elevada y hematuria, a acidosis renal tubular, insuficiencia renal y muerte, fueron reportadas en pacientes tratados con azacitidina (ver sección: Advertencias y precauciones especiales para su uso).
REACCIONES ADVERSAS HEPÁTICAS: Se ha informado que los pacientes con gran carga tumoral debido a la metástasis experimentaron insuficiencia hepática, coma hepático progresivo y la muerte durante el tratamiento con azacitidina (ver sección: Advertencias y precauciones especiales para su uso)
EVENTOS CARDIACOS: Los datos de un estudio clínico que permitió el enrolamiento de pacientes con antecedentes conocidos de enfermedad cardiovascular o pulmonar mostraron un aumento estadísticamente significativo de los eventos cardiacos en pacientes con LMA recientemente diagnosticada tratados con (ver sección: Advertencias y precauciones especiales para su uso)
Posología y Vía de Administración El tratamiento con Vidaza debe comenzar y ser monitoreado bajo la supervisión de un médico experimentado en el uso de agentes quimioterapéuticos. Los pacientes deben ser medicados previamente con antieméticos para las náuseas y vómitos.
POSOLOGÍA: La dosis inicial recomendada para el primer ciclo del tratamiento, para todos los pacientes independientemente de los valores hematológicos iniciales de laboratorio, es de 75 mg/m2 del área de la superficie corporal, inyectada de forma subcutánea, diariamente durante 7 días, seguida de un período de descanso de 21 días (ciclo de tratamiento de 28 días).
Se recomienda tratar a los pacientes por un mínimo de 6 ciclos. El tratamiento debe continuar siempre y cuando el paciente se siga beneficiando o hasta que progrese la enfermedad.
Los pacientes deben ser monitoreados con respecto a la respuesta/toxicidad hematológica y toxicidades renales (ver sección: Advertencias y precauciones especiales para su uso); podría necesitarse un retraso en el comienzo del próximo ciclo o una reducción de dosis tal como se describe a continuación.
El producto Vidaza reconstituido debe inyectarse de forma subcutánea (insertar la aguja a un ángulo 45 90°) con una aguja calibre 25 en el brazo, abdomen o muslo.
Las dosis mayores de 4 ml deben inyectarse en dos sitios diferentes.
Las zonas de aplicación de las inyecciones deben rotar. Las nuevas inyecciones se deben aplicar al menos a 2,5 cm de la zona anterior y nunca en áreas sensibles, con hematomas, enrojecidas o endurecidas.
Cualquier producto sin utilizar o material residual se debe desechar de acuerdo con los requerimientos locales.
AJUSTE DE DOSIS DEBIDO A TOXICIDAD HEMATOLÓGICA: La toxicidad hematológica se define como el recuento más bajo alcanzado en un ciclo determinado (nadir) si las plaquetas ≤ 50,0 x 109/l y/o el recuento absoluto de neutrófilos (ANC) ≤ 1 x 109/l.
La recuperación se define como un aumento de la(s) línea(s) celular(es) en las que se observó toxicidad hematológica en al menos la mitad de la diferencia entre el nadir y el recuento basal más el recuento nadir (por ejemplo, hemograma en la recuperación ≥ recuento nadir + (0,5 x [recuento basal – recuento nadir]).
Pacientes sin hemogramas basales reducidos (por ejemplo, glóbulos blancos (WBC) ≥ 3,0 x 109/l y ANC ≥ 1,5 x 109/l, y plaquetas ≥ 75,0 x 109/l) previo al primer tratamiento.
Si se observa toxicidad hematológica luego del tratamiento con Vidaza, el próximo ciclo de terapia de Vidaza se debe retrasar hasta que el recuento plaquetario y el ANC se hayan recuperado. Si la recuperación se logra en 14 días, no es necesario un ajuste de dosis. Sin embargo, si no se logra la recuperación dentro de los 14 días, se debe reducir la dosis. Después de las modificaciones de dosis, la duración del ciclo debe volver a ser de 28 días.
Pacientes con hemogramas de línea de base reducidos (esto es, glóbulos blancos (WBC) < 3,0 x 109/l o ANC < 1,5 x 109/l, o plaquetas < 75,0 x 109/l) previo al primer tratamiento.
Luego del tratamiento con Vidaza, si la disminución en los glóbulos blancos, ANC o plaquetas desde antes del tratamiento es ≤ 50% o mayor de 50% pero con una mejora en cualquier diferenciación de línea celular, el siguiente ciclo no se debe retrasar y no se debe realizar un ajuste de dosis.
Si la reducción en los glóbulos blancos o el ANC o las plaquetas es mayor al 50% con respecto al de antes del tratamiento y no hay mejoras en la diferenciación de la línea celular, el siguiente ciclo de la terapia de Vidaza se debe retrasar hasta que el recuento de plaquetas y el ANC se hayan recuperado. Si la recuperación se logra en 14 días, no es necesario un ajuste de dosis. No obstante, si no se logra una recuperación en 14 días, se debe determinar la celularidad de la médula ósea. Si la celularidad de la médula ósea es > 50 %, no se deben realizar ajustes de dosis. Si la celularidad de la médula ósea es ≤ 50 %, el tratamiento se debe retrasar y reducir la dosis. Después de las modificaciones de dosis, la duración del ciclo debe volver a ser de 28 días.
POBLACIONES ESPECIALES:
-Insuficiencia renal: No se realizaron estudios formales en pacientes con una disminución en la función renal. Los pacientes con deficiencia severa de un órgano deben ser monitoreados cuidadosamente con respecto a los efectos adversos. No se recomienda ninguna modificación específica de la dosis inicial en pacientes con insuficiencia renal (por ejemplo, creatinina sérica de línea de base o nitrógeno ureico en sangre [BUN] ≥ 2 veces por encima del límite superior normal [ULN] o bicarbonato sérico menor de 20 mmol/l) previo al comienzo del tratamiento; las posteriores modificaciones de dosis se deben basar en valores hematológicos y renales de laboratorio. Si llegan a ocurrir reducciones no explicadas en los niveles séricos de bicarbonato a menos de 20 mmol/l, la dosis se debe reducir al 50% en el siguiente ciclo. Si llegan a ocurrir aumentos no explicados en la creatinina sérica o en BUN ≥ 2 veces por encima de los valores de línea de base o por encima de límite superior normal, el siguiente ciclo se debe retrasar hasta lograr valores normales o de línea de base y la dosis se debe reducir al 50% del siguiente ciclo de tratamiento (ver sección: Advertencias y precauciones especiales de empleo).
Insuficiencia hepática: No se realizaron estudios formales en pacientes con insuficiencia hepática (ver sección: Advertencias y precauciones especiales de empleo). Los pacientes con deficiencia hepática severa deben ser monitoreados cuidadosamente con respecto a los efectos adversos. No se recomienda ninguna modificación específica a la dosis inicial en pacientes con disfunción hepática previo al tratamiento inicial; las posteriores modificaciones de dosis se deben basar en valores hematológicos de laboratorio. Vidaza está contraindicado en pacientes con tumores hepáticos malignos avanzados (ver secciones: Contraindicaciones y Advertencias y precauciones especiales de empleo).
Personas de edad avanzada: No se recomiendan ajustes de dosis específicos para los pacientes de edad avanzada. Dado que los pacientes de edad avanzada son más propensos a tener una función renal disminuida, puede ser conveniente monitorear la función renal.
Niños y adolescentes: No se recomienda utilizar Vidaza en niños de menos de 18 años debido a datos de seguridad y eficacia insuficientes.
PRUEBAS DE LABORATORIO: Las pruebas de funcionamiento del hígado, la creatinina y el bicarbonato séricos se deben determinar antes de comenzar con la terapia y antes de cada ciclo de tratamiento. Los recuentos completos de sangre se deben realizar antes de iniciar la terapia y según sea necesario para monitorear la respuesta y la toxicidad, pero como mínimo, antes de cada ciclo de tratamiento.
FORMAS DE ADMINISTRACIÓN:
Vía subcutánea: Vidaza reconstituido debe inyectarse de manera subcutánea en la parte superior del brazo, el muslo o el abdomen. Las zonas de aplicación de las inyecciones deben rotar. Las nuevas inyecciones se deben aplicar al menos a 2,5 cm de la zona anterior y nunca en áreas sensibles, con hematomas, enrojecidas o endurecidas.
Vía administración endovenosa: Reconstituir cada vial de Vidaza de 100 mg, con 10 ml.de agua estéril para inyección. Agitar en forma vigorosa hasta que todas las partículas sólidas desaparezcan. La solución resultante de esta reconstitución, contiene 10mg de Azacitidina por cada 1 ml de solución. La solución debe ser clara, sin partículas sólidas visibles a simple vista.
Poner la dosis necesaria de esta solución en una bolsa de infusión de 50 o 100 ml, usar solución fisiológica o Ringer Lactato. Administrar la cantidad necesaria para alcanzar la dosis de 75 mg por metro cuadrado de superficie corporal del paciente o la dosis indicada por el médico tratante.
Pasar la dosis total en un periodo de 10 a 40 minutos. La solución reconstituida debe ser administrada dentro de la hora de la reconstitución.
NO usar soluciones que contengan glucosa, dextrosa, bicarbonato o Hespan, ya que esas soluciones tienen el potencial de incrementar el nivel de degradación de VIDAZA y por tanto deben ser evitadas.
Luego de la reconstitución, la suspensión no debe filtrarse.
Contraindicaciones – Hipersensibilidad conocida a la sustancia activa o a cualquiera de los excipientes.
– Tumores hepáticos malignos y avanzados (ver sección: Advertencias y precauciones especiales de empleo).
– Lactancia (ver sección Fertilidad, embarazo y lactancia).
Interacciones INTERACCIÓN CON OTROS MEDICAMENTOS Y OTRAS FORMAS DE INTERACCIÓN:
En base a los datos in vitro, el metabolismo de azacitidina no parece estar mediado por las isoenzimas del citocromo P450 (CYPs, por sus siglas en inglés), UDP-glucuronosiltransferasas (UGTs), sulfotransferasas (SULTs) y glutatión-transferasas (GSTs, por sus siglas en inglés); por lo tanto, las interacciones in vivo relacionadas con estas enzimas de metabolización no son comunes.
Son poco probables los efectos inhibitorios o inductivos clínicamente significativos de azacitidina sobre las enzimas del citocromo P450 (ver sección: Propiedades farmacocinéticas).
No se han realizado estudios clínicos formales de interacción de drogas con azacitidina.
Precauciones y Advertencias ADVERTENCIAS Y PRECAUCIONES ESPECIALES DE EMPLEO:
Toxicidad hematológica: El tratamiento con Azacitidina está asociado con la anemia, neutropenia y trombocitopenia, especialmente durante los 2 primeros ciclos (ver sección: Reacciones adversas). Se deben realizar hemogramas completos para controlar la respuesta y toxicidad tal como se requiera, pero al menos antes de cada ciclo de tratamiento. Luego de la administración de la dosis recomendada para el primer ciclo, la dosis para los ciclos posteriores se debe reducir o retrasar su administración en base a los recuentos de nadir y a la respuesta hematológica (ver sección: Vías de administración y dosificación). Se les debe recomendar a los pacientes que informen a la brevedad episodios febriles. A los pacientes y a los médicos también se les recomienda que estén atentos y observen los signos y síntomas de hemorragia.
Insuficiencia hepática: No se realizaron estudios formales en pacientes con insuficiencia hepática. Se ha informado que los pacientes con carga tumoral extensiva debido a la metástasis experimentaron coma hepático progresivo y la muerte durante el tratamiento con azacitidina, especialmente en los pacientes con albúmina sérica de línea de base < 30 g/l. Azacitidina está contraindicada en pacientes con tumores hepáticos malignos avanzados (ver sección: Contraindicaciones).
Insuficiencia renal: Se informaron anormalidades renales que variaron desde creatinina sérica elevada a insuficiencia renal y muerte en pacientes tratados con azacitidina intravenosa en combinación con otros agentes quimioterapéuticos. Además, la acidosis tubular renal, definida como una caída del bicarbonato sérico a < 20 mmol/l en asociación con orina alcalina e hipocalemia (potasio sérico < 3 mmol/l) se desarrolló en 5 pacientes con leucemia mieloide crónica (LMC) tratada con azacitidina y etopósido. Si se presentan disminuciones del bicarbonato sérico (<20 mmol/l) o aumentos de la creatinina sérica o nitrógeno ureico en sangre (BUN, por sus siglas en inglés) de origen desconocido, se debe reducir la dosis o retrasar la administración (ver sección: Vías de administración y dosificación).
Se les debe recomendar a los pacientes que informen inmediatamente a los profesionales de la salud si presentan oliguria o anuria.
Los pacientes con insuficiencia renal deben ser monitoreados de cerca con respecto a la toxicidad ya que la azacitidina y/o sus metabolitos se excretan principalmente a través del riñón (ver sección: Vías de administración y dosificación).
Pruebas de laboratorio: Las pruebas de funcionamiento del hígado, la creatinina y el bicarbonato séricos se deben determinar antes de comenzar con la terapia y antes de cada ciclo de tratamiento. Los recuentos completos de sangre se deben realizar antes de iniciar la terapia y según sea necesario para monitorear la respuesta y la toxicidad, pero como mínimo, antes de cada ciclo de tratamiento (ver también sección: Reacciones adversas).
Enfermedad cardiaca y pulmonar: Los pacientes con antecedentes de insuficiencia cardiaca congestiva severa, con enfermedad cardiaca clínicamente no estable o con enfermedad pulmonar fueron excluidos del estudio pivotal para registro (AZA-001) y, por lo tanto, no se ha establecido la seguridad y eficacia de Vidaza en estos pacientes. Datos recientes de un estudio clínico en pacientes con antecedentes conocidos de enfermedad cardiovascular o pulmonar mostraron una incidencia significativamente mayor de eventos cardiacos con Vidaza (ver sección: Reacciones adversas)
Por lo tanto, se recomienda tener cuidado al prescribir Vidaza a estos pacientes. Se debe considerar una evaluación cardiopulmonar antes y durante el tratamiento con Vidaza.
Fertilidad, embarazo y lactancia: Mujeres en edad fértil / Anticoncepción en varones y mujeres
Los varones y mujeres en edad fértil deben utilizar un método anticonceptivo efectivo durante y hasta 3 meses después del tratamiento.
Embarazo: No se dispone de datos adecuados sobre el uso de azacitidina en mujeres embarazadas. Los estudios en ratones muestran toxicidad reproductiva (ver sección: Datos de seguridad Preclínica). Se desconoce el riesgo potencial en humanos. En base a resultados de estudios en animales y su mecanismo de acción, no se debe utilizar azacitidina durante el embarazo, especialmente durante el primer trimestre, a menos que sea estrictamente necesario. Las ventajas del tratamiento se deben comparar con el posible riesgo en el que puede estar el feto en cada caso individual.
Lactancia: Se desconoce si azacitidina o sus metabolitos se excretan en la leche humana. Debido a las potenciales reacciones adversas serias en el lactante, está contraindicado amamantar durante la terapia con azacitidina.
Fertilidad: No existen datos en humanos sobre el efecto de azacitidina en la fertilidad. En los animales, se han documentado los efectos adversos de azacitidina en la fertilidad masculina (ver sección: Datos de seguridad Preclínica). Se les recomienda a los pacientes hombres no tener hijos durante el tratamiento y deben utilizar una anticoncepción efectiva durante y hasta 3 meses después del tratamiento. Antes de comenzar el tratamiento, se les debe recomendar a los pacientes hombres que se asesoren respecto de la conservación de esperma.
Efectos sobre la capacidad para conducir y utilizar máquinas: No se han realizado estudios acerca de los efectos sobre la capacidad de conducir y utilizar maquinaria. Se les debe informar a los pacientes que podrían experimentar efectos no deseados como fatiga, durante el tratamiento. Por lo tanto, se les debe recomendar que tengan cuidado al conducir un auto o utilizar maquinaria.
PRECAUCIONES ESPECIALES DE ELIMINACIÓN Y OTRAS MANIPULACIONES
Recomendaciones para una manipulación segura: Vidaza es un producto citotóxico y, como sucede con otros compuestos potencialmente tóxicos, se debe tener precaución en la manipulación y preparación de suspensiones de azacitidina. Se deben aplicar procedimientos adecuados para la manipulación y eliminación de los productos medicinales para el cáncer.Si la azacitidina reconstituida entra en contacto con la piel, lavar inmediatamente y con cuidado la piel con agua y jabón. Si entra en contacto con las membranas mucosas, limpiar con mucha agua.
Procedimiento de reconstitución: Vidaza debe reconstituirse con agua para inyectables. La vida útil del medicamento reconstituido puede extenderse al reconstituirlo con agua para inyectables refrigerada (2°C a 8°C). Los detalles sobre el almacenamiento del producto reconstituido figuran a continuación.
1.- Se deben reunir los siguientes suministros:- Frasco(s) ampolla de azacitidina; frasco(s) ampolla de agua para inyectables; guantes quirúrgicos no estériles;
– Paños embebidos en alcohol; jeringas para inyección con aguja de 5 ml.
2.-. Se deben extraer 4 ml de agua para inyectables dentro de la jeringa, asegurándose de purgar cualquier aire atrapado dentro de la jeringa.
3.- La aguja de la jeringa que contiene 4 ml de agua para inyectables debe insertarse a través de la tapa de goma del frasco ampolla de azacitidina y luego inyectar el agua para inyectables dentro del frasco ampolla.
4.- Luego de retirar la jeringa y la aguja, el frasco ampolla debe agitarse enérgicamente hasta lograr una suspensión turbia uniforme. Luego de la reconstitución, cada ml de la suspensión contendrá 25 mg de azacitidina (100 mg/4 mL). El producto reconstituido es una suspensión homogénea, turbia, libre de aglomerados. El producto debe desecharse si contiene partículas grandes o aglomerados. No filtrar la suspensión luego de la reconstitución dado que esto podría retirar el principio activo. Se debe tener en cuenta que los filtros están presentes en algunos adaptadores, picos y sistemas cerrados; por lo tanto tales sistemas no se deben utilizar para la administración de la droga luego de la reconstitución.
5.- La tapa de goma se debe limpiar y se debe insertar una nueva jeringa con aguja. Invierta el frasco ampolla asegurándose de que la punta de la aguja esté debajo del nivel de líquido. Tire el émbolo hacia atrás para extraer la cantidad de fármaco requerido para la dosis adecuada, asegurándose de eliminar el aire atrapado dentro de la jeringa. Luego, se debe retirar la jeringa con la aguja del frasco ampolla y se debe tirar la aguja.
6.- Posteriormente, se debe ajustar con firmeza a la jeringa una aguja subcutánea nueva (recomendada de calibre 25). No se debe purgar la aguja antes de la inyección, con el objetivo de reducir la incidencia de las reacciones en la zona de aplicación local de la inyección.
7.- En caso de ser necesario (en dosis superiores a 100 mg), se deben repetir todos los pasos anteriores para la preparación de la suspensión. Para dosis que superan los 100 mg (4 ml), la dosis debe ser dividida en partes iguales dentro de dos jeringas (por ejemplo, la dosis de 150 mg = 6 ml, dos jeringas con 3 ml en cada jeringa).
8.- El contenido de la jeringa de administración debe volver a suspenderse inmediatamente antes de la administración. La temperatura de la suspensión en el momento de la inyección debe ser de aproximadamente entre 20ºC 25ºC. Para volver a suspender, haga rodar la jeringa fuertemente entre las palmas hasta lograr una suspensión uniforme y turbia. El producto debe desecharse si contiene partículas grandes o aglomerados.
Sobredosificación Se informó un caso de sobredosis con azacitidina durante los estudios clínicos. Un paciente experimentó diarrea, náuseas y vómitos luego de recibir una única dosis intravenosa de aproximadamente 290 mg/m2, casi 4 veces la dosis de inicio recomendada.

En el caso de sobredosis, el paciente debe ser monitoreado con hemogramas adecuados y debe recibir tratamiento de soporte, según sea necesario. No existe un antídoto específico para la sobredosis de azacitidina.

Presentación Envase conteniendo un frasco ampolla de liofilizado para suspensión inyectable.
Conservación Este medicamento no requiere condiciones especiales de conservación.
Conservar los viales no reconstituidos a temperatura no mayor a 30° C.
ALMACENAMIENTO DEL PRODUCTO RECONSTITUIDO
Para uso inmediato: La suspensión de Vidaza puede prepararse inmediatamente antes de su uso y la suspensión reconstituida debe administrarse dentro de los 45 minutos. Si el tiempo transcurrido es mayor de 45 minutos, la suspensión reconstituida se debe desechar de forma adecuada y se debe preparar una dosis nueva.
Para un uso posterior: Cuando se reconstituyen con agua para inyectables que no se ha refrigerado, la suspensión reconstituida debe colocarse en un refrigerador (entre 2ºC y 8ºC) inmediatamente después de la reconstitución, y mantenerse en el refrigerador por un máximo de 8 horas. Si el tiempo transcurrido en el refrigerador es mayor de 8 horas, la suspensión se debe descartar de forma adecuada y se debe preparar una nueva dosis.
Cuando se reconstituyen con agua para inyectables refrigerada (2ºC a 8º C), la suspensión reconstituida debe colocarse en un refrigerador (entre 2ºC y 8ºC) inmediatamente después de la reconstitución, y mantenerse en el refrigerador por un máximo de 22 horas. Si el tiempo transcurrido es mayor de 22 horas, la suspensión se debe desechar de forma adecuada y se debe preparar una dosis nueva.
La jeringa llenada con suspensión reconstituida debe dejarse reposar por hasta 30 minutos antes de la administración para alcanzar una temperatura de aproximadamente 20°C 25°C. Si el tiempo transcurrido es mayor de 30 minutos, la suspensión se debe desechar de forma adecuada y se debe preparar una nueva dosis.
VIDAZA®